Ánima

Los animales no son nuestros. ni propiedades, ni objetos, ni complementos. A ellos nos une la amistad, la pulsión de amar. son detonadores naturales de nuestra humanidad. Hacernos uno con ellos, es evolucionar en la consciencia.

  

I
La voluntad de entenderlos construye
fortaleza espiritual y respeto universal.
II
La salud es un derecho esencial
de todo ser vivo.
III
Los animales merecen alimentos
aptos para su realidad biológica.
IV
La vida animal alcanza plenitud cuando
se procura su naturaleza instintiva.